Economia circular

Habilidades para fomentar la Economía Circular

La transición a la economía circular dependerá de las habilidades que se dispongan, así como dar forma a las habilidades necesarias en el mercado laboral. Pero, ¿qué tipo de habilidades serán esenciales para fomentar la economía circular?

Los empleos en la economía circular es probable que conlleven una combinación de habilidades tradicionales, como las manuales y habilidades circulares novedosas. Así como las del diseño modular y el análisis de composiciones materiales y habilidades blandas (softskills) para colaborar entre sectores y servicios.

Estas últimas serán tan importantes como las habilidades duras o técnicas como programación, operación y reparación de equipos. Prepararse para la economía circular requiere de vías de educación práctica y académica, a través de todos los campos del conocimiento.

La demanda de habilidades y conocimientos para fomentar la economía circular también variará a través de sectores y etapas de la transición. También requerirá una capacitación general como resultado de diversificación de tareas, avances tecnológicos, procesos de retorno y complejidad creciente de tareas. La economía circular requiere un cambio fundamental en mentalidades en todos los niveles de los recursos humanos. Esto es necesario para asegurar que los trabajadores, desde líderes hasta los operarios, comprendan y toman posesión de sus roles en un sistema regenerativo más amplio.

En muchos casos, esto significará un cambio hacia una responsabilidad extendida y productos como servicios (product-as-a-service). Este será un desafío particular en sectores que tradicionalmente tiene una mentalidad de aversión al riesgo. O sectores que tienden a no responsabilizarse por productos una vez han pasado el momento de la entrega.

¿DÓNDE ESTAMOS AHORA?

El aprendizaje de habilidades es lineal

Nuestro sistema educativo actual es lineal: somos en gran parte educados para una profesión y tarea. Las divisiones entre los roles de trabajo pueden definirse rígidamente.

Nos falta la cultura del aprendizaje permanente y desarrollo continuo. Lo cual es vital en la transición económica, donde las nuevas innovaciones están en constante desarrollo, se requieren conjuntos de habilidades más amplias y roles más diversos.

Allí donde la formación continua se está haciendo más accesible a través de plataformas online, aún se necesita trabajo para garantizar estos programas son de alta calidad y accesibles para la diversidad.

Vivimos y trabajamos durante más tiempo en una era de rápida digitalización, aumentando la necesidad y la oportunidad para volver a capacitarnos en nuestras vidas laborales.

Si el trabajo que es visto como un coste para los empleadores, no habrá talento que desarrollar. Hay una falta de liderazgo político y marcos correspondientes que apoyen el desarrollo de talento circular. Reskilling y upskilling no siempre es visto como rentable para los empleadores. Esto crea desigualdad social y bajos salarios particularmente para trabajadores prácticamente cualificados, incluso en tiempos de crecimiento económico.

Sin embargo, oportunidades para capitalizar los avances de las tecnologías y los modelos de negocios están apareciendo. Los empleadores van viendo la necesidad cada vez mayor de dar prioridad a las brechas de habilidades que surgen e invertir en capacitación.

La incertidumbre que conduce a lagunas de habilidades para fomentar la economía circular

A pesar de ser un tema muy debatido, a menudo no estamos seguros sobre lo que constituye diferentes habilidades o cómo debería enseñarse. Hay incertidumbre colectiva sobre las habilidades que se necesitarán en el futuro de la economía circular. A ello sumado la potencial pérdida de empleo por transición de sectores. Sin una comprensión adecuada de necesidades de habilidades emergentes y futuras, industria y el gobierno duda en cómo invertir en su desarrollo. Están surgiendo brechas de habilidades en sectores que están innovando a gran velocidad para ser más circulares. Por ejemplo, en el seguimiento digital de materiales y componentes de construcción.

El conocimiento circular es limitado y no se comparte

La información sobre los beneficios de la economía circular es limitada y donde está presente, se concentra en gran medida en instituciones de investigación y empresas y ciudades líderes.

La conciencia de la economía circular no se está promoviendo ampliamente entre el público o traducido al currículum ni en acciones prácticas  en escuelas, universidades o programas de entrenamiento. Esto significa que importantes habilidades como las necesarias para conectarse y co-crear con otros, evaluar las implicaciones del diseño en los sistemas decisiones o aquellas necesarias para reparar electrodomésticos no están siendo enseñados en educación.

Como resultado, la educación no puede preparar adecuadamente a los estudiantes para el demandas del futuro si no promueve ni equipa a las personas para promover elecciones circulares. Los esfuerzos están dirigidos hacia la creación de enfoques de igual a igual para el aprendizaje a lo largo de la vida en el contexto de la economía circular.

Si quieres saber más sobre Economía Circular, te recomiendo que leas este libro.

Economía rosquilla. 7 maneras de pensar la economía del siglo XXI (Paidós, 2018).

Deja un comentario